En este artículo vamos a ver los 3 objetivos de la publicidad y su aplicación con acciones de marketing.

Es importante destacar que toda acción de marketing que hagamos tiene que tener un objetivo: y los spots publicitarios no son la excepción.

Los 3 objetivos publicitarios

Las tres finalidades de la publicidad son: recordar, persuadir o informar.

Cada una de estas metas publicitarias se aplica para distintos escenarios y empresas. Lo importante es que el objetivo de la comunicación sea coherente con el objetivo de la empresa.

Veamos los tres propósitos de la publicidad:

Objetivos publicitarios

Recordar

En el caso del objetivo de recordación, se trata de publicidades que se transmiten de forma continua y buscan “preparar” al consumidor para el momento de la compra. Generar el recuerdo en los consumidores hace que cuando una persona esté en la góndola del supermercado decidiendo qué producto comprar, elija el nuestro.

Por ejemplo, a la hora de comprar algún producto que termine con las cucarachas, seguro compro CucaTrap. Esto no quiere decir que tenga buenas referencias del producto ni que lo haya probado. Pero al ver sus publicidades tan seguido me transmite más confianza que las otras marcas.

Las publicidades de recordación generalmente se transmiten en un lapso de tiempo más largo que las demás publicidades (forma continua). Puede ser el caso de publicidades de protectores solares que las empieces a ver bastante antes de la temporada de calor.

En este caso hay que distinguir dos cosas: la recordación del evento y la recordación del estimulo publicitario.

evento y estimulo publicitario

El evento es lo que la marca quiere que el consumidor recuerde (que Apple tiene un diseño excepcional, o que Blem deja los muebles impecables, etc). El estímulo publicitario es la pieza publicitaria en sí.

El objetivo publicitario de recordación pretende recordar el evento publicitario.

Persuadir

Las publicidades de persuasión son aquellas destinadas a la conversión. Se entiende como conversión la compra de un producto, el registro en una lista de mail, mandar un mensaje, o cualquier acción que la empresa pretenda que el consumidor haga.

Este concepto es importante:

Una conversión no necesariamente es una venta.

La persuasión es muy utilizada en publicidad, y por lo general este tipo de publicidad tiene un mensaje muy claro con un llamado a la acción más que evidente. Luego de la publicidad de persuasión, actuará el sector de ventas de la empresa.

Con respecto a la forma de transmisión, suele ser intermitente. La publicidad intermitente es aquella que funciona en determinados lapsos de tiempos. Puede ser en meses específicos, o semanas, días, etc. Lo importante es que la publicidad de tipo intermitente no es continua.

La publicidad intermitente se activa en determinados periodos de tiempo

Informar

Las publicidades informativas tienen un mensaje más estándar. Buscan informar al consumidor de aquello que crean relevante, como los beneficios de un producto, el horario de atención, una acción promocional, un nuevo producto, un valor diferencial, etc.

Son publicidades específicas.

La publicidad de información se utiliza en casos muy puntuales (por ejemplo se usa mucho para promocionar los sorteos de Instagram), y no es de tipo continúa, sino es más intermitente (actúa en momentos específicos en los que la marca quiere comunicar algo en especial).

Aplicaciones de los objetivos de publicidad

A la hora de aplicar estas metas de las acciones publicitarias en la comunicación de una empresa o emprendimiento, hay que tener en cuenta los siguientes elementos:

Coherencia

La coherencia de la finalidad publicitaria con el objetivo empresarial es fundamental. Los objetivos empresariales y de comunicación tienen que ser coherentes entre sí, y esto no se negocia.

Por ejemplo, si el objetivo empresarial es crear una base de datos para e-mail marketing, no hay forma de que tu objetivo sea de recordación.

Lo más coherente es que sea de persuasión, algo como “regístrate para recibir las últimas novedades!”, o informativa, algo como “¿sabías que estamos implementando un newsletter semanal?”.

Utilizar un título que ponga en práctica factores psicológicos del consumidor puede ser de mucha ayuda para lograr la conversión que la marca pretende lograr.

Sí o sí tienen que estar en sintonía estos dos objetivos, sino la comunicación tiene altas probabilidades de fallar.

Objetivos empresarial y objetivo de publicidad

Público objetivo

Para poner en práctica los propósitos u objetivos publicitarios hay que tener en cuenta a quién le estoy hablando. Con esto no me refiero a una segmentación simple, sino a responder a la siguiente pregunta:

¿En que etapa del proceso de decisión de compra está mi público?

Quizá la gente está muy cercana a la conversión, y por eso el objetivo adecuado puede ser de persuasión. Pero si mi público ni siquiera me conoce lo más adecuado puede ser una publicidad de tipo informativa.

Conclusión

La elección de la finalidad de la publicidad (u objetivo) es algo fundamental para tu plan de comunicación. Ya vimos que existen tres tipos de objetivos para la publicidad: de recordación, informativos y de persuasión.

Es importante tratar cada uno de estos objetivos de forma independiente y completa, teniendo en cuenta el objetivo empresarial o de marketing y el público objetivo al cual se dirige la comunicación.

Resumen
Fecha
Tema
Objetivos de la publicidad
Rating
51star1star1star1star1star