Hoy les vengo a hablar de un tipo de contenido que poco a poco se va ganando un lugar en el alma de todos los marketeros: mostrar el backstage de la marca.

Nuevo contenido para redes sociales

¿En qué consiste este nuevo tipo de contenido?

El contenido del que estoy hablando es el backstage de la marca. Anteriormente las marcas siempre tuvieron este tipo de contenido escondido, porque hablar de lo que pasaba “detrás del telón” era algo secreto.

En cambio ahora, una tendencia que crece cada vez más entre las marcas es precisamente lo contrario a lo que sostenían antes: mostrar lo más posible.

¿Qué contenido se puede mostrar como backstage?

Dentro de lo que se llama BackStage se puede mostrar muchas cosas:

  1. Presencia en congresos, ferias, cursos, workshops y capacitaciones
  2. Eventos dentro de la empresa (charlas especiales, días especiales que tenga la empresa)
  3. Historias de las personas que trabajan ahí (puesta en valor de los recursos humanos)
  4. El día a día en las oficinas de la empresa (chistes, juegos, en qué trabaja cada uno, etc)
  5. Vivir el lanzamiento de un producto desde adentro de la marca
  6. Mostrar sesiones de fotos en el caso de marcas de ropa o moda
  7. Hacer posible la interacción entre los usuarios y la gente de la empresa
  8. Mostrar festejos desde adentro de la empresa
  9. Darle voz a los usuarios: dejar que opinen sobre ciertas temáticas (diseño, alguna acción específica o el próximo paso de la marca)

Estos son sólo 9 ejemplos en los que se puede aplicar el backstage de una empresa. Si uno se pone a pensar, ¡se puede hacer muchísimo más!

¿Por qué antes las marcas no querían mostrar lo que pasaba en sus empresas?

Anteriormente, mostrar cualquier cosa que pase dentro de una empresa, como por ejemplo mostrar el lanzamiento de un producto desde adentro de las oficinas, o mostrar al equipo de trabajo podía verse como una debilidad: era darle información a la competencia.

Dentro de las gerencias de las grandes marcas hay 2 posturas muy marcadas: ignorar la competencia o el extremo contrario que es obsesionarse con ella. Los gerentes inclinados por la primera postura podían considerar mostrar el backstage como algo no tan pecaminoso, pero de todas formas pensaban que no le sumaba nada al usuario. Los de la segunda posición jamás mostraban nada de su empresa.

El paradigma cambió, y con la masificación de las redes sociales junto a la necesidad de información en el momento, las marcas de todo tipo de tamaño se animan a dar el gran salto.

Recuerdo cuando en el año 2016 estaba de moda el juego para celulares “Clash Of Clans”. Era un juego de estrategia muy famoso. La cosa es que su popularidad llegó a tal punto que consideraron lanzar otros juegos para celulares, y lo hicieron.

Nunca me voy a olvidar cuando filmaron para YouTube el momento justo cuando lanzaron su nuevo juego (Boom Beach) y apretaron el botón que hacia que el juego esté disponible para descargar en iOS (el sistema operativo de Apple).

Para ellos significó un antes y después en su empresa; para mi fue un antes y después en el marketing.

¿De qué forma puedo usar el backstage como contenido en mi marca?

El primer paso es saber a qué se dedica tu marca. No se aplica de la misma forma en marcas de moda que en marcas de salud, o en constructoras o en estudios de abogacía.

Hablando en términos generales, una forma excelente de usar el backstage de la marca como contenido es hacerlo mediante las historias de Instagram. Son espontáneas y precisas en el tiempo (se ve en el momento el contenido, o al menos dentro de las 24 hs).

Hay distintas modalidades que pueden parecer tentadoras para usar este tipo de contenido, entre ellas pueden estar:

  • Que un miembro del equipo por día/semana se esté a cargo de las historias de Instagram, o de contar su punto de vista
  • Elegir el tipo de contenido y mostrarlo como equipo (en su totalidad)
  • Crear “personajes” para armar una narrativa (el que siempre está comiendo, el que es gracioso, el más trabajador, etc).

¿Cómo lo adapto a las distintas redes sociales?

Esta pregunta es una de las más importantes. Si ya tenemos en mente la forma de aplicar este nuevo tipo de contenido, ¿cómo lo llevamos a los distintos formatos de las redes sociales?

El formato que hoy en día tiene más engagement es el video (¡si tiene animaciones mejor!), pero sabemos que producir videos no es algo fácil ni barato, por eso lo mejor es usar las historias de Instagram de forma espontánea.

Tengamos en cuenta que si usamos las historias de Instagram no se puede contar la misma historia que en una publicación de Facebook. Cada plataforma tiene sus propias reglas.

En Facebook lo que más se puede explotar son los memes (que tienen mayor viralización que los posteos de Instagram).

Más allá de los tecnicismos entre los formatos de las redes sociales, lo más importante es poder crear esa conexión con el consumidor al darle algo que antes era inaccesible: el detrás de escena de una marca.