Por Leonora López

La Navidad es la época favorita de cualquier persona dedicada al marketing. En diciembre empiezan a despertarse esas publicidades adictivas (no sólo se ven una y otra vez, sino que tenemos la adicción de mostrárselas a todo el mundo y hablar de ella). Generalmente son las de Coca Cola, pero esta vez fue la de Ikea.

Primero veamos la publicidad en detalle:

Preguntas incómodas

La marca sueca propone un juego a un grupo de familias llamado “Familiarizados” bajo la propuesta: “¿Te jugarías la cena de Navidad con tu familia?”. Es fácil, hay que responder preguntas sobre las redes sociales al principio, luego las preguntas se van hacia los temas familiares y la persona que no sepa responder debe abandonar la mesa.

En el anuncio se puede ver como un hijo no sabe de qué trabaja el padre o una hija no sabe cómo se conocieron sus padres, cómo los padres no saben los gustos de sus hijos o como en la familia no se conoce sobre la vida de nuestros abuelos. Luego de que una persona mayor, el abuelo, se quede solo y triste, los participantes reflexionan sobre qué están haciendo mal, reflexionan sobre cómo las redes sociales estarán siempre, y nuestra familia no.

Volver a conectar


La marca cierra con el concepto “desconectar para volver a conectar”: antes de que termine, la publicidad muestra cómo las familias se reúnen de nuevo y dejan sus celulares en una caja. Por último, anuncia que no publicarán nada en las redes sociales desde el 24 de diciembre y 1 de Enero.

Esta publicidad se hizo viral dentro de la burbuja de redes sociales en la que vivimos: nos invita a compartir tiempo con las personas que más queremos en estas fiestas, apelando a la emotividad de los espectadores.

¿Te animas a desconectarte un rato para conectar?

Resumen
Fecha
Tema
Publicidad navideña de IKEA 2018
Rating
51star1star1star1star1star